Luna de miel en Tailandia, el país de los mil encantos

en 02/10/2015 - 11:40

Pocos países pueden presumir de ofrecer a los recién casados tanta diversidad durante la luna de miel como Tailandia. Es el destino favorito de aquellos que desean perderse en sus paradisíacas playas y de quienes prefieren contemplar exóticos paisajes viviendo aventuras en la montaña. Pero también de quienes buscan encontrarse con la espiritualidad oriental o disfrutar del bullicio de la ciudad.

Tailandia, con su increíble belleza, la amabilidad de sus gentes y su deliciosa gastronomía atrapa a quienes la visitan. ¿No es, por tanto, un destino fascinante para conocer en el viaje de novios?

Si aún no habéis escogido el lugar que visitaréis durante la luna de miel, a continuación os damos algunos motivos por los que merece la pena viajar a Tailandia.

Adentrándonos en Bangkok

Bangkok de noche

Imagen vía muaythaientailandia.com

Al llegar a Bangkok con motivo de vuestro viaje de novios, comprobaréis que es el caos con más encanto del mundo. La mejor manera de disfrutar de esta megalópolis de rascacielos y variopintos mercados es unirse a la forma de vida de la población tailandesa.

Bangkok es célebre por su noche. Cualquier lugar es bueno para tomar algo durante la luna de miel. Desde las terrazas más chic ubicadas en los rascacielos de la ciudad a la fiesta en los bares-furgonetas con música del área de Sukhumvit, donde sirven copas a muy buen precio.

No obstante, la capital de Tailandia también ofrece numerosos espectáculos culturales a los turistas: conciertos, teatro, festivales… Una buena manera de conocer la urbe es subiendo a bordo de alguno de los barcos de servicio público que trasladan a los pasajeros desde 10 bahts. Este viaje incluye vistas hacia monumentos como el Gran Palacio Real, el templo de Wat Arun u hoteles como el Mandarin Oriental, en el que se alojaba la escritora Agatha Christie. Si os gustaría hacer este pequeño recorrido durante el viaje de novios os recomendamos que lo hagáis al atardecer, cuando el cielo contrasta con los rascacielos iluminados en el horizonte.

Un país muy espiritual 

Templo Wat Phra Kaew

Imagen vía soyviajes.com

Aproximadamente el 95% de la población de Tailandia es budista y sus templos son algunas de las atracciones turísticas más valoradas. Se pueden contar por miles los que existen en el país, de los cuales alrededor de doscientos han recibido el estatus de ‘Templo Real’. Durante el viaje de novios será imposible verlos todos por lo que os recomendamos que conozcáis el más importante: el templo Wat Phra Kaew, situado en los terrenos del Gran Palacio de Bangkok. Este lugar acoge el Buda Esmeralda, la imagen más venerada y sagrada del país.  

La capital de Tailandia alberga unos cuatrocientos templos, algunos de visita obligada como el templo del Buda Dorado (con su gran escultura de más de cinco toneladas de oro macizo) o el templo del Buda Recostado (con una impresionante estatua de 46 metros de largo que se debe rodear).

Durante la luna de miel, veréis que la arquitectura religiosa tailandesa es una explosión de colores combinados con pan de oro, porcelana china, imágenes sagradas de Buda, animales mitológicos y exuberante vegetación. ¡No olvidéis la cámara de fotos!

La comida tailandesa, orgullo nacional

Pad Thai

Imagen vía babble.com

En Tailandia la comida no es sólo una necesidad biológica sino una forma de vida. Pasado el primer momento en el que parece que la lengua se ha convertido en fuego, la mezcla de especias y nuevos sabores te atrapa.

Todos los sabores se juntan en un mismo plato. Durante la luna de miel en Tailandia podréis disfrutar de las especialidades tailandesas en puestos callejeros o en lujosos restaurantes aunque os recomendamos que probéis ambos.

Uno de los platos más sencillos pero que mejor representa a la gastronomía tailandesa es el pad thai, un acierto seguro cuando no se sabe qué comer en el viaje de novios. Su origen se remonta a los años 30 del siglo XX y está compuesto por muchos ingredientes como fideos de arroz, huevo batido, pollo o langostinos, tofu, brotes de soja, cacahuetes, azúcar de caña, pimientos chile y unas gotas de lima. En cuanto al postre, el más famoso de Tailandia es el arroz pegajoso con mango.

Descubrir los tesoros naturales de Tailandia en la luna de miel

playa de Phuket 

Imagen vía Sivanatravels.com

El país recibe al año más de 26 millones de visitantes pero existen muchos lugares por descubrir en Tailandia durante vuestro viaje de novios lejos del turismo de masas.

Nada como descansar unos días en el paraíso. Tailandia posee hermosas playas de limpias aguas turquesas y arena blanca rodeadas de palmeras. Si todas son maravillosas, entonces ¿cuál elegir: Phuket, Phi-Phi, Samui o Krabi?

Depende de lo que estéis buscando en la luna de miel. Aquellas a las que se puede llegar en avión desde Bangkok son las más populares y frecuentadas por los turistas. Phuket, Krabi o Samui se han convertido en nuestra Ibiza, Marbella y Mallorca.

Sin embargo, las playas tailandesas más inhóspitas se encuentran a medio día de camino tomando una lancha desde Phuket, Krabi o Samui. En Koh Kood, Koh Lanta o Koh Lipe es posible bucear acompañado sólo por peces.

Parque Nacional Khao Sok

Imagen vía viajesalazul.com

Por otro lado, si lo que buscáis durante vuestra luna de miel en Tailandia es practicar ecoturismo, entonces os aconsejamos que visitéis el Parque Nacional de Khao Sok (en la provincia de Surat Thani). Tras un paseo en canoa por el río contemplando el exótico paisaje, se puede viajar a sus impresionantes valles a lomos de un elefante.

Otro destino para conocer en el viaje de novios a Tailandia son los alrededores del río Mae Klong. Un paseo por sus apacibles marismas os permitirá saber cómo cultivan marisco los pescadores y hacer fotografías a los macacos de los alrededores.